Ventajas y características de los créditos online

prestamos confiables y rapidos

Los créditos online cada vez son más usados. Tienen varias ventajas que resultan interesantes, como la rapidez en que se entregan y que admiten montos bajos. Tal vez, aún no se han masificado por desconocimiento de las personas. Asimismo, sucede que muchos creen que este tipo de créditos son peligrosos por sus elevados intereses. En realidad, es necesario hacer aclaratorias sobre este tema.

Por ejemplo, resulta hacer explicar detalles sobre estos créditos. También, dejar en claro que muy pocas veces son otorgados por bancos. Los créditos online suelen ser gestionados por prestamistas privados. Además, el pago del préstamo se efectúa en un tiempo menor. Asimismo, es importante no confundir el “concepto de crédito online” con el de “préstamo bancario”; ya que son cuestiones diferentes.

Características de los créditos online

Los créditos online son diferentes a un préstamo bancario. No solo es una cuestión de cantidad (su monto es menor). También, las modalidades de pago y el modo en que se otorgan son distintos. Además, implican una menor cantidad de requisitos que los préstamos bancarios. Veamos otras diferencias relevantes.

  • Las tasas de interés son un poco más altas que en un préstamo bancario.
  • Se entregan rápido: muchas veces en el mismo día.
  • Están pensados para atender emergencias, no para invertir.
  • Los requisitos son menores: DNI, se suele pedir un mail, teléfono, así como tener una constancia de un salario o ganancia constante al mes.
  • También, deben pagarse en corto tiempo.
  • Se hacen con más regularidad: una persona puede pedir al año gran cantidad de estos créditos por Internet. En cambio, los trámites para ser beneficiarios de un préstamo bancario tardan meses.

También, hay créditos online por montos elevados y tiempo de pagos de hasta más de un año. No obstante, no suelen pedirse con estas características. Además, es poco frecuente que estos prestamistas acepten hacer préstamos especiales (montos altos y tiempo de pago extendido) a clientes nuevos.

Ventajas y usos de los créditos rápidos

No es casual que estos préstamos ganen cada vez más popularidad. Muchas personas consideran que son de gran utilidad. Por ejemplo, se usan para atender pequeños pagos cuando las personas no tienen liquidez, o tienen un retraso en pagos que tienen pendientes. Veamos un listado de las ventajas de estos préstamos por Internet:

  • En menos de 15 minutos la persona puede tener el dinero en su cuenta.
  • No hay que llevar papeles, ni hacer filas para obtener el préstamo. Todo se tramita desde la web.
  • Los préstamos de este tipo oscilan entre los 50 y un máximo de 1200 euros. En casos excepcionales, se hacen por unos 3000 euros.

¿Cuándo se recomienda usar los créditos online? Se usan en circunstancias como los siguientes: pagos de servicios al no tener liquidez de pago inmediata, durante viajes ya que permiten resolver con inmediatez gastos inesperados, para emergencias de salud, pagos que deben hacerse de inmediato, etc.

Las personas en Asnef pueden recibir estos préstamos rápidos.

Esta es otra de las bondades de esta modalidad crediticia. No obstante, hay un detalle: quienes estén en una lista de morosidad Asnef están sujetos a intereses más altos. No obstante, es una puerta abierta para obtener algún tipo de préstamo. Hay que recordar que quienes aparecen en Asnef no pueden pedir créditos en bancos o instituciones públicas.

No obstante, no pagar estos préstamos tiene malas consecuencias. También, los plazos de pago pueden ser más breves. En resumen, quienes aparecen en Asnef pueden pedir los créditos online, pero tienen limitaciones y más exigencias que cumplir de manera estricta.

Balance final acerca de los créditos online

Son positivos, permiten solventar asuntos de liquidez monetaria con celeridad. Por eso, siempre se recomienda buscar una página donde haya un listado de servicios de créditos online. Así se tiene a la mano la posibilidad de tener préstamos rápidos, seguros y sin necesidad de trámites complicados. No hay que olvidar que ahora casi todo se hace online. ¡Los préstamos también!