5 componentes que pueden resucitar a tu viejo portátil y convertirlo en uno nuevo.

tarjeta-grafica-alto-rendimiento-refrigeradores-cyberpunk-fondo-placa-base-ai-generativo (1)

Si alguna vez has sentido que tu portátil ya no rinde como debería, no te preocupes ¡es normal! Al fin y al cabo, los portátiles son aparatos electrónicos y sus componentes tienen fecha de caducidad, como ocurre también con cualquier electrodoméstico.

La buena noticia es que pocos portátiles acaban sin más su vida útil; por lo general, suelen advertirnos de que ya no rinden igual a través de una serie de señales que nos muestran que es hora de cambiar o sustituir alguna pieza para que empiece a rendir como siempre.

Estas señales suelen incluir lentitud, poca eficacia a la hora de realizar una búsqueda en internet o algún que otro fallo común como el conocidísimo “pantallazo azul”. La mala noticia es que cuando nuestro portátil empieza a dar señales de que algo no va bien, la mayoría de personas tiende a “cortar por lo sano” comprándose otro ordenador. Esto desencadena una demanda de aparatos electrónicos altísima, por no hablar de que rechaza por completo la idea del reciclaje y de la reutilización de piezas que tan bien hace a nuestro queridísimo medio ambiente.

Por estos motivos, en este artículo te vamos a enseñar qué tipo de componentes pueden hacer que tu portátil vuelva a ser el de siempre, evitando que gastes un gran dinero en uno nuevo y ayudando a alargar su vida útil.

¡No te lo pierdas!

¿Cuáles son las causas más típicas por las que se estropea tu portátil?

Es un hecho; si conocemos la causa por la que se puede originar un problema de antemano, podremos solucionarlo mucho mejor.

Es bien cierto que algunos aparatos vienen mal de fábrica y se estropean sin remedio (para eso está la utilísima garantía) pero por lo general, los portátiles tienden a mostrar problemas debido a las causas que vas a leer a continuación:

  1. Sobrecalentamiento:

Una de las causas más comunes que pueden obstaculizar el rendimiento de un portátil es el sobrecalentamiento.

A medida que el sistema se utiliza y acumula polvo y residuos, los conductos de aire y los disipadores de calor pueden obstruirse, lo que dificulta la disipación adecuada del calor generado por los componentes internos, como la CPU y la GPU. Este exceso de calor puede provocar que el sistema se ralentice, se apague de pronto o incluso sufra daños permanentes en sus componentes.

  1. Falta de memoria RAM.

La insuficiencia de memoria RAM es otra causa de las causes más comunes que puede afectar el rendimiento de nuestro portátil.

Cuando usamos el ordenador a diario, los programas que abrimos pueden pedirnos más memoria de la que tiene el portátil para poder funcionar en condiciones; el problema viene cuando nuestro portátil dispone de una cantidad de RAM limitada, ya que esto acaba dando como resultado que nuestro ordenador funcione con lentitud o que directamente, deje de funcionar.

  1. Falta de espacio.

Asimismo, el almacenamiento limitado puede ser también una fuente de problemas.

El espacio de nuestro portátil puede disminuir considerablemente a medida que se acumulan archivos, fotos, videos y programas en el disco duro o en la SSD del portátil. Esto puede ser un problema, ya que acabará causando lentitud e ineficacia una vez más en nuestro ordenador.

  1. Tarjeta gráfica obsoleta.

Los componentes obsoletos como la tarjeta gráfica, pueden limitar las capacidades de visualización y procesamiento de un portátil, especialmente para funciones que incluyan el uso de juegos, edición de video y diseño gráfico.

En otras palabras: si nos dedicamos a edición de vídeo o fotografía, o simplemente nos gusta usar nuestro portátil para jugar, vamos a sufrir mucho estrés si nuestro ordenador tiene una tarjeta gráfica obsoleta.

  1. Pasta térmica gastada.

La pasta térmica es crucial para disipar el calor en todo el portátil, y la mala noticia es que ésta puede secarse o deteriorarse, lo que dificulta la transferencia de calor y contribuye al sobrecalentamiento del sistema. Una vez más, el calor puede afectar de manera muy negativa a nuestro portátil ¡así que cuidado con este tema!

La buena noticia es que todos estos problemas tienen solución, y te la vamos a dar a continuación.

5 componentes y cambios necesarios para alargar la vida útil de tu portátil.

Como hemos mencionado, encontramos soluciones directas a estos problemas en cuanto nos enfocamos en el cambio o sustitución de componentes que están provocando el deterioro funcional de nuestro portátil.

Y ¿Cómo podemos saber cuáles son esos componentes? ¡Fácil! Sólo debemos fijarnos en los principales problemas que hemos mencionado en el punto anterior y sabremos qué componentes necesitamos sustituir:

  1. Pasta térmica de calidad.

Como bien saben los profesionales de Tienda IDC, la pasta térmica es un componente esencial para garantizar la funcionalidad del sistema de enfriamiento de un portátil.

Cuando reemplazamos la pasta térmica vieja y deteriorada por una nueva de calidad, se mejora la transferencia de calor desde la CPU y la GPU hasta el sistema de enfriamiento, lo que reduce el sobrecalentamiento y nos ayuda a mantener un buen rendimiento en nuestro portátil.

  1. Más memoria RAM.

Agregar más memoria RAM a un portátil que está fallando o que ya tiene sus años, es una de las formas más efectivas de mejorar su rendimiento en general. Si aumentamos la cantidad de RAM de nuestro portátil, éste podrá manejar con mayor facilidad las funciones multitarea, además de ejecutar con eficacia programas exigentes y cargar cualquier programa mucho más rápidamente.

  1. Reemplazar el disco duro o actualizarlo.

La actualización del almacenamiento es otra manera de hacer que nuestro portátil vuelva a funcionar con normalidad.

Para ello, podemos reemplazar el disco duro por una unidad de estado sólido (SSD). Gracias a este cambio, nuestro portátil irá mucho más fluido y presentará una mayor capacidad de respuesta en general.  De hecho, las SSD son considerablemente más rápidas y confiables que los discos duros tradicionales.

  1. Mejorar la tarjeta gráfica.

Si el portátil se utiliza para actividades que requieren capacidades gráficas avanzadas, como juegos o diseño gráfico, mejorar la tarjeta gráfica puede ser una buena idea.

Y es que, una vez tengamos una tarjeta gráfica más potente, podremos ejecutar programas y juegos más exigentes con mayor fluidez y calidad visual.

  1. Hacer limpieza y mantenimiento de forma regular.

Además de los componentes físicos, es importante realizar una limpieza y mantenimiento regulares del portátil para mantenerlo funcionando de manera óptima.

La eliminación del polvo y la suciedad acumulados en los ventiladores, los conductos de aire y otras partes internas ayuda a prevenir el sobrecalentamiento y a mantener un flujo de aire adecuado dentro del portátil. Asimismo, actualizar regularmente el software y los controladores y realizar copias de seguridad de los datos, contribuye a garantizar un funcionamiento eficiente y seguro del portátil a largo plazo.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest